Medio ambiente. Mitos y realidades

“Todos somos responsables por todo ante todos…”

Fedor Dostoiveski

 

Por: Juan Pablo Gudiño Gual

 

Analizar si México tiene que celebrar o recordar el “Día Mundial del Medio Ambiente” es tan urgente como resolver la inseguridad del país y los problemas transfronterizos.

Si uno de los corredores biológicos más importantes del norte de México y sur de Estados Unidos comparten el mismo espacio que el yacimiento de cobre -de igual trascendencia y magnitud para ambos países-, quiere decir que se tienen que compatibilizar las decisiones ambientales con las industriales.

La destrucción persistente de los ecosistemas y la pobreza de un país es un reflejo incuestionable de subdesarrollo, de agotamiento y pifias del Estado.

Desde el ámbito de los derechos fundamentales (humanos), la calidad en el medio ambiente debe estar garantizada por el Estado. Por tanto, es él [Estado] quien se convierte en una especie de “garante” y “vigilante” de que el medio ambiente sea de tal característica que pueda ser gozado por todos.

El ser humano está existencialmente agobiado por formar parte del entorno natural. No obstante, enajenado lo modifica y muchas veces lo destruye. Parece que su locura le irrita: –Remodelo mi casa (el planeta) y tiro paredes aunque sean muros de cargaNo importa yo remodelo mi casa; incluso detento el derecho para destruirla, aunque todos deban gozar de un medio ambiente adecuado para su salud, desarrollo y bienestar-. Entonces, la conducta del ser humano frente al medio natural ya comienza a “pasar facturas” de su autodestrucción. Y luego… la culpa, el desengaño, la realidad y al final, el “Wall-E” como robot de hojalata sucia cuya mascota es la cucaracha y la basura su trabajo, que nos quiere hacer retornar a la casa, a lo natural, a nuestra única y verdadera pertenencia.

Como consecuencia de lo multicultural que caracteriza a México, desde la época prehispánica nuestro país vinculó su existencia a un “sentido de pertenencia” -social, política, económica y jurídica-, a los “dictados” de la naturaleza y sólo a partir de ello se tomaban decisiones en todos los ámbitos. Es decir, en las actividades humanas mexicanas, siempre existió como origen el dictado de la naturaleza. En este Día Mundial del Medio Ambiente, ¿tenemos que festejarlo, o más bien lo mandaremos al baúl de los recuerdos…? Es pregunta, a propósito del Bicentenario.

Bookmark and Share

5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente

Karla Isabel Acosta Resendi, Licenciada en derecho y ciencias políticas, con maestría en filosofía del derecho en la UNAM. Profesora de Derecho Ecológico en la Facultad de Derecho de la UNAM.

Asesora jurídica en la SEMARNAT y actualmente Directora General de Inspección Ambiental de Puertos, Aeropuertos y Fronteras de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

Desde 1973, cada año se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, fecha establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas con la finalidad de sensibilizar a la población de nuestro planeta sobre la importancia del medio ambiente, de promover el diseño y la implementación de políticas públicas ambientales favorables a los recursos naturales y a los ecosistemas, y de fomentar la participación de los ciudadanos en la conservación, protección y aprovechamiento racional de dichos recursos.

Este año, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), anunció que Ruanda será el país anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente y el tema que se eligió para dicha celebración es “Muchas especies. Un Planeta. Un Futuro”, que reconoce la importancia del bienestar de la humanidad y de las especies y ecosistemas del planeta.

Algunas de las razones para elegir a este país como anfitrión, fueron: el esfuerzo que ha implementado para establecer una economía verde como parte de su política económica, a pesar de enfrentar muchos retos como la pobreza de su población y  la degradación de sus suelos, entre otros; su riqueza ambiental y diversidad biológica, que se refleja en la cantidad y variedad de las especies endémicas (que sólo existen en ese lugar) y protegidas que se hallan en su territorio.

Al igual que en los demás países del mundo, en México este día es una expresión del anhelo de la humanidad de reconocer la importancia que tienen nuestras especies y nuestros ecosistemas, considerando que el nuestro es uno de los países denominados “megadiversos”, por su gran variedad biológica.

Esta característica le obliga a aprovechar la oportunidad para seguir avanzando en la construcción de una política pública que considere el desarrollo sostenible, protegiendo y aprovechamiento racionalmente sus recursos naturales, así como el cambio y la implementación de tecnologías ambientalmente amigables.

Las principales acciones que se efectúan en este día en nuestro país van desde actividades académicas en los distintos centros de educación e investigación, plantaciones de árboles con fines de reforestación, limpieza de calles y avenidas y la promoción turística de nuestros ecosistemas, hasta la celebración de acuerdos y convenios nacionales e internacionales, que plasman la importancia de la protección y el aprovechamiento racional del medio ambiente y de los recursos naturales.

Sin embargo, la mejor manera de celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente es reconociendo que todos los seres humanos que habitamos este planeta tenemos una responsabilidad social y con ella ambiental, y que debemos comenzar con un cambio de conciencia que fomente un mayor respeto a la naturaleza, así como de hábitos de consumo que conserven e impacten cada vez menos nuestro entorno, lo que nos permitirá vivir con mayor dignidad.

Bookmark and Share

Energías renovables para el medio ambiente

Por: Joaquín Pereyra

Hablando de energías renovables existen varias alternativas que podemos implementar en nuestros hogares e industria. A diferentes escalas se puede generar energía a partir del Sol, el viento, la geotermia, la biomasa o las mareas. Tal vez suenan fuera del alcance de la mayoría, sin embargo no es así, hoy día existen diversas tecnologías al alcance de cualquiera de nosotros y mientras exista la Tierra estas fuentes de energía son infinitas.

Una de las tecnologías que ofrece mayores beneficios a la industria es la digestión anaerobia, proceso y tecnología mediante el cual se captura gas metano (CH4). La digestión anaerobia se lleva a cabo a partir de microorganismos que pueden consumir, literalmente, cualquier tipo de materia orgánica y cuyo desecho es justamente gas metano.

La operación de un digestor anaerobio o biodigestor es algo concienzuda pero ofrece múltiples beneficios sociales, ambientales y económicos de entre los cuales destacan un excelente manejo de residuos, tratamiento de aguas, eliminación de malos olores, lodos para composteo y el gas resultante puede ser utilizado en calentadores, calderas, estufas o para generar energía eléctrica; a nivel casero uno puede construir su propio biodigestor incluso con materiales reciclados o de re-uso y a nivel industrial existen tecnologías que van desde biodigestores flexibles construidos con polímeros hasta tanques rígidos, ambos sumamente eficientes.

Cerca de la ciudad de Perote, Veracruz, varias granjas de cerdos operan 10 biodigestores, los cuales procesan el agua residual cargada de excretas. Actualmente, en uno de estos sitios se genera electricidad a partir de metano capturado, unos 60kWh, suficiente para abastecer de electricidad a toda la granja. Sin embargo, el potencial de los 10 biodigestores se calcula en poco más de un megawatt-hora (+1MWh), esto aparte de los beneficios sociales y ambientales que ha traído a la zona.

Por diversos factores entre los que destacan la falta de educación y de programas de concientización eficaces, corrupción e incompetencia gubernamental, hemos hecho que nuestro país se llene de basura, basura que se puede utilizar para generar electricidad. El relleno sanitario de Bordo Poniente está a punto de clausurarse, ¿A dónde vamos a llevar la basura? ¿A otra barraca?

Si se implementa un sistema de recolección de basura separando orgánicos se podría utilizar ese mismo terreno no sólo para extraer de los pozos el biogás acumulado y reclamar bonos de carbono, sino también se podría operar un sistema de digestión anaerobia para generar electricidad y, adicionalmente, producir fertilizantes orgánicos, aparte de una planta de reciclado donde se separe el resto de la basura: vidrio, cartón, PET, etc. La tecnología existe, desgraciadamente, entre desinformación y desidia, las oportunidades de invertir en tecnologías limpias para mejorar la calidad de vida y cuidar el medio ambiente se reducen o se pierden.

Siempre y cuando exista un desecho orgánico disponible la digestión anaerobia es posible, industrias como la cervecera, tequilera, vitivinícola y de jugos así como el sector agropecuario en crianza de cerdos, vacas lecheras, gallinas y también desechos agrícolas son ejemplos en donde se podría implementar un sistema de digestión anaerobia.

Bookmark and Share

CO2 Compromisos y Reformas

El Gobierno Mexicano notificó oficialmente a la ONU su compromiso de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) –  30% hacia el año 2020 – en cumplimiento del Acuerdo de Copenhague. Por sí­ mismo tendría la capacidad de sacudir y remodelar muchas de nuestras anquilosadas querencias ideológicas; será motivación y argumento abrumador a favor de reformas hasta ahora imposibles.

A pesar nuestro, pronto tendremos que reconocer y debatir el alcance histórico de este compromiso, antes y después de la COP 16 (Cumbre de Cambio Climático) que se llevará a cabo en Cancún a finales del año. No es exageración candorosa: será uno de los momentos más relevantes de la presidencia de Felipe Calderón, y su herencia de mayor significado.

Las emisiones mexicanas de GEI provienen esencialmente del consumo de gasolina, generación de electricidad, deforestación, y de PEMEX, en ese orden. Estos sectores representan juntos alrededor del 70% del total. Por fuerza, el compromiso anunciado por México debe centrarse en ellos, y no hay más que tres instrumentos para lograrlo:

1. Eliminar subsidios y establecer un carbon tax a los combustibles automotrices, junto con regulaciones sobre el rendimiento energético de los vehículos para eliminar así a SUV´s de pésimo gusto y generalizar autos pequeños y eficientes, híbridos y eléctricos;

2.  Inversiones privadas cuantiosas en generación distribuida de electricidad de origen renovable, y en eficiencia energética en el sector de hidrocarburos.

3.  Contratos y pagos a gran escala por deforestación evitada y captura de carbono (REDD+) a propietarios de tierras. 4. Creación de un mercado de carbono integrado a los mercados internacionales en sectores y actividades especí­ficos.

Sus implicaciones son desquiciantes del imaginario nacional, y van a sacudir la modorra ideológica de partidos y legisladores. El subsidio a los combustibles no podrá sostenerse, y se desdoblará como carbon tax en el contexto de una verdadera reforma fiscal. El sector eléctrico tendrá que abrirse francamente a la inversión privada, los subsidios al consumo doméstico serán cuestionados y removidos, al igual que el monopolio, y la red interconectada junto con el servicio público de electricidad habrá de adquirir una nueva inteligencia para promover y acoger eficientemente a una multiplicidad de fuentes renovables. El campo mexicano adoptará una nueva vocación irreconocible por nuestra memoria campesina.  Muchas tierras producirán ahora bienes públicos globales beneficiando a sus propietarios a través de contratos de captura de carbono y de conservación de bosques y selvas, que dejarán de ser quemados y destruidos al abandonarse una improductiva agricultura y ganadería de subsistencia.  Pemex tendrá que franquearse a la inversión privada en proyectos de eficiencia energética, cogeneración y recuperación de gas. Lo veremos.

Bookmark and Share

Sustentabilidad. Economía, industria y medio ambiente

Por: Juan Pablo Gudiño Gual


¿Qué preferimos, que se siembren 100 árboles o que en el mismo lugar se generen 10 empleos?

El peso específico de la sustentabilidad ha cobrado considerable relevancia en el ámbito global, tan es así que un sinnúmero de discursos públicos afirman que el progreso económico sea respetuoso y responsable, aunque existe una tensión de fuerzas que parecen irreconciliables (lo industrial contra el ecologismo y viceversa). El claro referente de ello es que la pobreza en todas sus categorías, el empleo, la desigualdad, el mercado global, lo micro y macro económico son traducidos como necesidades reales de México, coexistiendo con el estado de degradación del medio ambiente, que incluso, parecería que la intención de preservarlo es un obstáculo para el desarrollo económico del país.

El término “sustentabilidad” se hizo famoso en la Conferencia de Río de 1992 y se ha pretendido introducir –no con mucho éxito- a todas las actividades humanas. Pero ¿es posible lograrlo? La respuesta es afirmativa, si y sólo si las decisiones de los actores involucrados se estructuran ligadas a los tres pilares de la sustentabilidad. El económico, que busca lograr la eficiencia en la utilización de los recursos y el crecimiento cuantitativo; el social y cultural, que pretende promover la limitación de la pobreza más el mantenimiento de los diversos sistemas sociales con equidad; y el ambiental, que es la preservación de los recursos naturales que sirven de soporte a la vida de los seres humanos.

Sin embargo, prácticamente ¿cómo se logra producir sustentablemente? Partamos del hecho de que es compatible producir y expeler cierta carga al medio ambiente mientras la naturaleza lo soporte, entonces, si el sistema ambiental establece los límites para que sea explotado, el derecho del industrial tendrá la correlativa obligación de remediarlo. No obstante, nos encontramos con el intervencionismo legal del Estado que no reconoce ese derecho industrial que se traduce en una facultad de apropiarse de un recurso valioso.

Ahora bien, la falta de reconocimiento del derecho industrial señalado, que se hace manifiesto en leyes ineficientes e ineficaces, resulta más costoso ya que implica innecesarios y tortuosos litigios y trámites burocráticos, ello se refleja en un aumento al precio final de los productos.

Consecuentemente, la única manera de resolver la cuestión apuntada será que la industria internalice a priori, en sus costos de producción, los posibles y plausibles daños que con su actividad le genere al ambiente mientas éste permita ser cargado a tal o cual magnitud, y en tanto no se depreden sus recursos naturales. Además de que el Estado genere incentivos reales para la industria.

Es momento de que las autoridades ambientales analicen y decidan si tal o cual industria está autorizada para apropiarse del recurso y por cuánto tiempo, cantidad, localización y tecnología ambientalmente adecuada para la apropiación. Determinar quién es el obligado a mantener el recurso. Quién supervisa y mantiene las actividades de apropiación. Cómo se manejan los conflictos por la apropiación. Cuáles son las normas que regulan lo anterior y cómo evolucionan a través del tiempo conforme se demuestra la eficiencia en el manejo y la eficiencia de las estrategias de todos los participantes.

Hacemos un simplísimo pero obligado homenaje a los galardonados Premios Nobel de Economía, en 2009 Elinor Ostrom y Ronald H. Coase en 1991, por sus verdaderas aportaciones a la real sustentabilidad.

Bookmark and Share

Otras fechas importantes para el medio ambiente…

22 de marzo – Día Mundial del Agua

Esta celebración tiene como objetivo fomentar el desarrollo de los recursos hídricos, pues contribuyen a la productividad económica y al bienestar social. Todos los días del año debemos estar conscientes del cuidado del agua, pues su escasez se debe, principalmente, a su derroche y a la contaminación.

8 de junio – Día Mundial de los Océanos

Los océanos constituyen una fuente de numerosos recursos. Las reservas petroleras y de gas natural que ahí se encuentran abastecen, en gran medida, la demanda mundial de hidrocarburos combustibles. Su interacción con la biósfera y la atmósfera hace posible las distintas formas de vida en el planeta.

 

22 de abril – Día de la Tierra

Para proteger nuestro planeta de la contaminación y crear una conciencia común de la conservación de la biodiversidad y de otras cuestiones ambientales, se instituyó esta fecha en 1970. Ha sido uno de los grandes movimientos de concientización, que promueve actividades relacionadas con el cuidado del medio ambiente.

4 de mayo – Día Internacional de Combate de Incendios Forestales

Los incendios forestales causan enormes daños medioambientales por la destrucción de la cubierta vegetal, además, pueden provocar la muerte o huida de miles de animales, la pérdida de suelo fértil y el avance de la erosión. En esta fecha, se expresa el apoyo a las personas dedicadas a combatir los incendios en los bosques y se reconoce su nivel de compromiso y dedicación.

17 de mayo – Día Mundial del Reciclaje

En México, se producen más de 10 millones de m3 de basura mensualmente. En nuestras manos está reducir la cantidad de desperdicios que producimos. Si los separamos adecuadamente, podemos controlarlos y evitar posteriores problemas, además, será más sencillo saber cuáles pueden ser reutilizados.

¿Sabías que…?

El aumento de la temperatura global modifica los niveles y la distribución estacional de partículas aéreas naturales, como el polen, que puede provocar asma. Hay aproximadamente 300 millones de personas con asma y se calcula que las muertes por esta enfermedad aumentarán casi un 20% en los próximos 10 años si no se toman medidas urgentes para frenar el cambio climático.

¿Qué es?

Biodiversidad: Variedad de especies animales y vegetales en su medio ambiente.

Ecosistema: Conjunto de hábitats, las especies que viven en ellos y las relaciones que se establecen entre los mismos.

Medio abiótico: Conjunto de elementos no vivos que determinan las condiciones de un ecosistema y sus relaciones al que los organismos vivos deben adaptarse (clima, vegetación y suelo).

Medio biótico: Conjunto de organismos vivos que componen un ecosistema interrelacionándose entre ellos.

Ozono: Es la forma de oxígeno en que la molécula está formada por tres átomos. En capas altas de la atmósfera, se encuentra en mayor concentración (ozono estratosférico o bueno), formando la llamada capa de ozono, que actúa como filtro de la radiación solar. En capas bajas, en el suelo (ozono troposférico o malo), es un contaminante cuando su concentración supera los límites de tolerancia.

Parque Nacional: Espacio protegido de alto valor natural y cultural, poco alterado por la actividad humana que, en razón de sus excepcionales valores naturales, de su carácter representativo, la singularidad de su flora, de su fauna o de sus formaciones geomorfológicas, merece su conservación y una atención preferente.

Bookmark and Share

Calentamiento global, ¿qué es y qué ocasiona?

Es común que escuchemos que el calentamiento global pone en riesgo a la humanidad, al medio ambiente y a la Tierra, el lugar donde habitamos. Pero, ¿estamos realmente comprometidos a evitar sus efectos? Primero entendamos el problema…

Para empezar a explicar el calentamiento global, debemos comprender que está relacionado con las emisiones de gases del efecto invernadero (GEI). Estos gases retienen el calor del sol cerca de la superficie de la tierra permitiendo la vida en nuestro planeta, pues mantienen una temperatura global adecuada para el desarrollo de los seres vivos.

Sin embargo, en la actualidad, las concentraciones de estos gases en la atmósfera están aumentando rápidamente, consecuencia de actividades humanas como la quema de combustibles fósiles y la destrucción de bosques y praderas. Esto incrementa los efectos de los GEI, principalmente el dióxido de carbono, pues retienen la radiación infrarroja del sol acelerando considerablemente el calentamiento de la Tierra.

Conozcamos algunas consecuencias…

 

Además de enfrentarnos a temperaturas más elevadas a las que estamos acostumbrados, con este fenómeno se acrecentará la intensidad y frecuencia de los huracanes y tormentas, pues hay un incremento en la evaporación de los cuerpos de agua.

El aumento en la temperatura promedio de la superficie terrestre ha ocasionado la fusión de porciones del hielo polar, acrecentando el nivel del mar de 4 a 8 pulgadas durante el siglo pasado. Con las condiciones que hay actualmente, estas cifras seguirán en aumento hasta inundar gran parte de las costas del continente americano y el Caribe. Esto ocasionará cambios en el ecosistema, por lo tanto, la muerte de algunas especies.

¿Cuál es la diferencia entre calentamiento global y cambio climático?

El cambio climático comprende al calentamiento global, aunque también se refiere al enfriamiento que se da durante un período de tiempo significativo, con esto cambian las condiciones que caracterizan el sistema climático para dar paso a otras con fenómenos diferentes.

Algunas acciones para evitar el cambio climático son:

  • Reducir el consumo de energía eléctrica
  • Utilizar focos fluorescentes
  • Limitar el consumo de agua
  • Hacer mayor uso de la energía solar
  • Sembrar árboles alrededor de la casa y, de esta manera, reducir el uso de acondicionadores de aire
  • Reciclar envases de aluminio, plástico y vidrio, así como el cartón y el papel
  • Adquirir productos sin empaque o que éste sea reciclable o reciclado
  • Caminar o utilizar transportes públicos
  • Hacer uso eficiente del automóvil o, de ser posible, emplear la bicicleta
  • Compartir con tus conocidos estas acciones para reducir la emisión de gases y así evitar daños al planeta

Sabías que…

En los últimos 100 años, la Tierra ha registrado un aumento de entre 0.4 y 0.8ºC en su temperatura promedio.

Piénsalo así…

Las medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o atenuar las repercusiones sanitarias del cambio climático pueden tener otros efectos positivos en la salud. Por ejemplo, el fomento del uso del transporte público y de los medios de desplazamiento activos (caminar o bicicleta) como alternativa a los vehículos privados, podría reducir las emisiones de dióxido de carbono y mejorar la salud pública. Además, también reduciría la contaminación del aire y las enfermedades respiratorias y cardiovasculares asociadas. El aumento de la actividad física, puede reducir las tasas generales de mortalidad.

Bookmark and Share

Las empresas también se comprometen con el medioambiente

Entrevista a Felipe Cajiga, Centro Mexicano para la Filantropía

 

 

¿De dónde surge la preocupación de incluir entre los rubros de su programa de responsabilidad social al medio ambiente?

Desde un principio, lo hemos considerado dentro, pues las empresas, al ser consumidoras y transformadoras de recursos para llevar a cabo sus procesos de producción, utilizan materia prima que, en muchos casos, proviene de la naturaleza, y esto puede representar un impacto ambiental. Por esta razón, resulta uno de los temas más importantes de la responsabilidad empresarial.

¿En nuestro país, el desarrollo sustentable es una realidad?

Se han hecho muchas acciones para lograrlo. Las organizaciones están cada vez más conscientes, por eso, están implementando procesos muy cuidadosos en términos del uso de recursos. También las autoridades se han preocupado por legislar y regular estas actividades, pero nos falta integrar, en las empresas, la cultura ambiental y la de los negocios. Esto no sólo le corresponde a las grandes industrias, hay que permearlo también en el terreno de las PYMES.

¿En qué proporción las acciones de responsabilidad social que realizan las empresas están destinadas hacia el medio ambiente?

Nuestra concepción de responsabilidad social incluye cuatro temas: la ética empresarial, la calidad de vida en la empresa, la vinculación de ésta con la comunidad y el cuidado de los recursos del medio ambiente. En términos de los estándares que nosotros manejamos en la empresa, sería una cuarta parte.

¿Se necesitan fuertes recursos económicos para llevar a cabo las iniciativas ambientales?

No, al menos que vaya implícito en tu misma operación. Si se requiere de la tecnología e infraestructura para poder implementar los cambios que quieres lograr, entonces no es un gasto, sino una inversión. Hacer más eficientes los procesos para disminuir emisiones o el consumo de ciertos recursos, se verá reflejado en la reducción del presupuesto de una compañía.

¿Por qué recomiendas que las empresas se involucren en un programa de responsabilidad social?

Esto les dará una proyección de empresas congruentes, además, pueden hacer de estas acciones una ventaja comparativa que las distinga ante sus clientes, proveedores y las autoridades. A final de cuentas, lo que está generando es un saldo a favor en este balance de confianza y reputación con la comunidad, lo que va a repercutir en un entorno mucho más favorable para desarrollar su negocio.

¿Las empresas han logrado adquirir este compromiso con el medio ambiente?

Hemos logrado hacerlos voltear hacia dentro para revisar sus procesos, para examinar la lógica de la toma de sus decisiones y que elijan el camino hacia un diagnóstico más participativo, donde todos los beneficiarios y los afectados opinen, trabajen y colaboren en nuevas propuestas. Aún falta mucho por hacer, pues estamos en un proceso de transformación; es un gran reto todavía.

Lo que buscamos con la responsabilidad social es, además de crear una conciencia sobre los impactos hacia la comunidad y el entorno, lograr que la empresa sea sustentable para enfrentar cualquier situación que se le presente. También que sea sostenible, que perdure; en la medida en que sea útil para la sociedad, continuará con su operación. La responsabilidad social conlleva a una necesidad de innovar al interior de la empresa, de trabajar en equipo, de buscar los mecanismos para ser más confiable para sus clientes y proveedores.

Bookmark and Share